Artes y artesanía en Puebla

150

 

La talavera y el papel amate son magia y tradición.

talavera

El estado de Puebla es un crisol de sensibilidad artística que se expresa a través de la artesanía. Ya sea con los trabajos en plata que se hacen en Amozoc, el policromado y las velas de Atlixco, los muebles rústicos de Ciudad Serdán; los objetos de mármol labrado en Cuauhtinchan o los textiles elaborados en Cuetzalan, en la capital poblana es posible encontrarlo todo.

Una de las cerámicas más cotizadas en el mercado nacional e internacional es la conocida como talavera, que lleva más de cuatro siglos de existencia. Con la llegada de los Dominicos a la Nueva España, las vasijas de talavera fueron imitadas. Los artesanos poblanos perfeccionaron su técnica y en 1580 esta ciudad era la principal productora de cerámica.

La fabricación del papel amate, usado desde la época prehispánica para realizar códices, rituales y vestimenta, todavía tiene gran influencia en los pobladores de San Pablito, ubicado en el municipio de Pahuatlán. Esta técnica de papel es usado por chamanes y curanderos quienes protegen o afectan a los creyentes; si las figuras se realizan de color blanco se habla de espíritus buenos; sin embargo, si las figuras son de color negro, entonces se habla de demonios y espíritus malos.

Por otra parte, el arte sacro en Puebla constituye un apartado especial, pues las obras e imágenes religiosas fueron elaboradas entre los siglos XVI y XIX, y tienen un gran valor histórico para México.